Entrevistadores del INEGI enfrentaron hasta amenazas de muerte durante Censo en Veracruz y Boca del Río

Entrevistadores del INEGI enfrentaron hasta amenazas de muerte durante Censo en Veracruz y Boca del Río

Agencias

El pasado viernes 27 de marzo concluyó el proceso de levantamiento de datos que realizan trabajadores del INEGI como parte del Censo poblacional 2020.

Laura Cancino, una de las entrevistadoras que recorrió diversas colonias de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, compartió su experiencia durante este proceso realizado cada 10 años en el país.

A pesar de la difusión que se dio acerca del Censo Poblacional, comentó que un importante número de familias rechazaron otorgar sus datos.

“Muchos si estaban con la apertura y curiosidad de saber cómo era, pero también nos encontramos con la otra parte de la población que fue muy renuente o muy negativa que no nos dio la oportunidad de explicarle de qué es el Censo”, explicó.

Lo más difícil ocurrió la última semana del censo, pues debido a la contingencia sanitaria, más familias se reusaban a abrirles la puerta.

La joven señala que el INEGI proporcionó un presupuesto extra a los entrevistadores para que de manera particular adquirieran cubrebocas, gel antibacterial e insumos de limpieza para atender las medidas sanitarias y evitar el contagio del Covid-19.

“Fue muy difícil porque fue muy complicado conseguir en las tiendas gen antibacteria y cubrebocas ya ni te cuento, pero esa fue la parte que si nos costó más trabajo para acercarnos a la población por el tiempo de contingencia”, dijo.

Indicó que como entrevistadora, llegó a recibir incluso amenazas de muerte por realizar su trabajo, pues encontró familias que no conforme a negarse a dar sus datos, la recibían de manera agresiva sin una razón de peso, pues todos los trabajadores iban plenamente identificados.

“No era nada más un no, eran amenazas de muerte, me decían: vas a desaparecer con todo y tu mochilita, yo decía señor solo estoy haciendo mi trabajo; llevábamos el uniforme completo”, explicó.

Aseguró que fue en las colonias y fraccionamientos de mayor plusvalía donde se registró este tipo de actitudes por parte de los ciudadanos, tal es el caso de la Remes, Joyas de Mocambo, la Riviera Veracruzana, El Reforma, entre otros.

Finalmente Laura afirmó que afortunadamente para ella, las malas experiencias fueron las menores, pues reconoció a todos los ciudadanos que atendiendo a la convocatoria accedieron amablemente a colaborar con el Censo 2020.

Recordó que quien no haya accedido a las entrevistas personales, podrán ingresar sus datos  la página oficial del INEGI para que se cuente con su información y finalizar el Censo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *