Casa del migrante de Coatzacoalcos no está operando por la contingencia del Covid-19

Casa del migrante de Coatzacoalcos no está operando por la contingencia del Covid-19

Pide comida, ropa, zapatos y cubrebocas para migrantes

Coatzacoalcos,Ver.

En octubre se reactivó el flujo migratorio en el sur de Veracruz, sin embargo la casa del migrante ubicado abajo del puente de la avenida uno en Coatzacoalcos, no está brindando refugio debido a la pandemia de covid-19.

El encargado de la casa, el padre Joel Ireta Munguía dio a conocer que por el virus se han limitado solo a proporcionarle agua, comida, ropa y zapatos a los centroamericanos.

“Los migrantes llegan como podrán notar ustedes ahorita hay muchos abajo del Puente y a ellos se les da de comer, se les da de beber afuera del albergue, adentro del albergue están los hermanos, las hermanas cocinando, preparando unos zapatos, preparando un vestido para que ellos puedan cambiarse tan siquiera.

En la actualidad eso es lo que eta ofreciendo el albergue una ayuda humanitaria únicamente, porque también tenemos que cuidar a los nuestros” detalló.

Ireta Munguía dio a conocer que a finales de septiembre apoyaron a 365 migrantes y que del 1 al 15 de octubre, esta ayuda la han repartido entre mil 064 migrantes en su mayoría Hondureños.

Por ello hizo un llamado a la población que guste donar alimentos, agua, ropa, calzado e incluso cubrebocas y gel actubacterial, porque el número de migrantes comienza a incrementar y no se dan abasto.

“Lo que necesitamos son desechables, comidas preparadas, azúcar, frijol, arroz, aceite y si alguien quiere acercarse hacer su obra de caridad a través de venir a preparar los alimentos aquí al albergue bienvenidos todos.

Ahorita el migrante viene sin cubrebocas, es necesario que hagamos algo, a lo mejor alguien de buen corazón, alguien de la sociedad de aquí de Coatzacoalcos pudiera hacer esta labor con ellos trayéndoles cubrebocas aquí para que se puedan cuidar y nos podamos cuidar todos” exhortó.

Actualmente los centroamericanos descansan máximo una noche abajo del Puente y ahí mismo toman el tren para seguir con su camino, se observan desde hombres, mujeres hasta niños.

Actualmente los migrantes no solo se enfrentan a la peligrosa ruta migratoria llena de violencia e inseguridad, ahora arriesgan su vida ante esta nueva enfermedad.

 

Sureste sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *